El deficiente USB de los cables de móvil

Hace meses adquirí un automóvil en cuyo equipamiento se incluye Android Auto que, de facto, permite “rodar” ciertas funciones del móvil en el sistema informático del vehículo, algo que se consigue interconectando ambos con un cable.

Es indudable que este binomio móvil-coche es un gran invento, pero a pesar de tan potente tecnología, también tiene su talón de Aquiles que, curiosamente, no radica en la complejidad de los circuitos electrónicos de ambos equipos, sino en uno de los USB que incorpora ese vulgar cable de interconexión, visible en la imagen inferior, que se conecta al móvil.

Como sé poco de la cuestión, rastreé en Internet el proceloso mundillo USB y, francamente, tuve la sensación de haberme sumergido en la ceremonia de la confusión pues algo tan simple tiene versiones (1.0, 1.1, 2.0, 3.0, 3.1, 3.2) y tipos (de las versiones 1.0 al 2.0: tipos A, B, mini A, Mini B, micro A, micro B. De la versión 3.0: tipos A, B y micro B. De la versión 3.1: tipo C) y, a buen seguro, continuará esta coña mariñeira. Que un simple conector como este tenga semejante cantidad de variantes, solo puede ser debido a quien, en inglés, delira lo simple que, además, solo sabe explicarlo a los ya introducidos en el tema. Digo esto porque durante estos viajes míos por Internet me acordé de los yogures expuestos en las grandes superficies: no hay hijo de madre que encuentre el que busca.

Dicho lo anterior, retomo el hilo de este relato y me sitúo en la primera vez que, haciendo uso de Android Auto, vi como inesperadamente desaparecía la imagen de la pantalla de mi vehículo… ¿el móvil, el coche, o qué? Mi primera decisión fue cambiar el cable y substituirlo por otro de mayor apariencia, cambio de resultado satisfactorio durante algún tiempo pues la desaparición de imagen volvió a repetirse. Este quita y pon de cables se repitió cuatro veces, pero hastiado de él decidí averiguar la causa de la avería, y mira tú por donde detecté que al mover el USB C, pero sin desconectarlo del móvil, se reproducía sistemáticamente la pérdida de imagen, algo que me llevó a pensar en la existencia de algún problema en el conector del móvil o en el del cable.

Deseché la idea de hurgar en el móvil, de modo que, armado con una potente lupa, me enfrenté al dichoso USB del cable comprobando que no todos los que analice tenían la misma cantidad de pins – si, esas laminillas de latón que sirven de contactos eléctricos – aunque todos daban el mismo servicio, algo que me dejó perplejo haciéndome sumergir en la ceremonia de la confusión a la que antes me referí. Sea como fuere, llegué a la conclusión de que ciertos pins del USB del cable, con el tiempo, perdían su contacto eléctrico con los del móvil a causa de los varios enchufes y desenchufes, a lo que se le añadía el movimiento relativo del conector con relación al móvil provocado por un huelgo excesivo entre ambos que, además, aumenta con el uso. La Fig. 1 muestra una vista frontal de un USB tipo C – los 24 pines representados son los teóricos, aunque en ningún cable que comprobé pude constatar tantos -. En esa condición el conector funciona perfectamente, pero, tras un cierto periodo de uso, se deforma, tal como se ve en la Fig. 2, con lo que los pines de su parte central pierden el contacto con los correspondientes del móvil, provocando así la perdida de imagen en la pantalla del coche.

Fig. 1

Fig. 2

¿Cómo se corrige la avería? Muy sencillo: con un alicate apretar el conector en la dirección indicada por las flechas de la Fig. 3 hasta dejarlo como está en la Fig.1, tratando de no sobrepasar esta condición.

Fig. 3

Página principal:

https://ganandobarlovento.es/

Otra reparación de un flash Elinchrom Quadra Hybrid A

Como ya expliqué en https://ganandobarlovento.es/category/bricos/page/2/ , y como era de esperar, de nuevo, se volvió a repetir la rotura de la orejeta-soporte de otro flash Elinchrom Quadra Hybrid A. Así pues, lo que sigue es la descripción de la solución que, esta vez, he dado a tal rotura.

La parte trasera de este flash en la que se encuentra su orejeta-soporte, tiene forma troncocónica, y es precisamente en ella donde le ceñí con tres tornillos (los señalados con flechas amarillas en la Fig. 8) una lámina de aluminio de 3 mm de espesor (la señalada con la flecha roja en la misma Fig.), y que en uno de sus extremos incluía la orejeta substituta de la rota. El simple desarrollo de esta lámina lo hice mediante un programa CAD de ordenador.

Fig. 8

Sigue leyendo Otra reparación de un flash Elinchrom Quadra Hybrid A

Un compresor aerográfico – KKmoon model AC 18 – , tan publicitado como deficiente

Finalizado el proyecto de un modelo de embarcación, decidí pintarlo por aerografía, para lo que, después de algunos días de búsqueda y comparativas por Internet, decidí – en mala hora – adquirir un equipo compuesto por tres aerógrafos y un mini compresor de aire idénticos a los mostrados en la Fig. 1.

Fig. 1

Sigue leyendo Un compresor aerográfico – KKmoon model AC 18 – , tan publicitado como deficiente

Una rutinaria limpieza de estanque

El estanque que, entre mi mujer y yo, construimos hace diez años, requiere, normalmente, tres operaciones de mantenimiento al año, una al inicio, otra a mediados y la última a final de temporada, la cual comienza en el mes de abril y finaliza en el de noviembre. Tal mantenimiento consiste en la limpieza de sus tres filtros, la bomba, su soporte y los tubos de plástico flexible, además del cambio, casi por completo, del agua.
La operación (ver Fig. 1) comienza colocando un tablón para facilitar la extracción y reposición de la bomba del estanque y la bomba de achique, también se destapa el filtro biológico, se desmonta el filtro ultravioleta y el de aspiración de la bomba del estanque (estos dos últimos, no visibles en la Fig. 1)

Fig. 1

Sigue leyendo Una rutinaria limpieza de estanque

Reparación de un motor de cortacésped Briggs & Stratton Quantum XTS 60

Hace unos cuantos años adquirí un cortacésped, marca Garland, equipado con un motor Briggs & Stratton Quantum XTS 60, modelo 12H802, cuyo resultado considero satisfactorio; naturalmente, paso por alto un problema de deformación por calor de su placa soporte del filtro del aire, que me obligó a substituirla por otra nueva y a poner en su parte interior una pieza, tipo brida, para impedir tal deformación, y que, tras varios años de funcionamiento, ha demostrado ser una buena solución.
Inesperadamente, el motor del cortacésped se paró sin mediar causa aparente alguna, pues la gasolina llegaba perfectamente al carburador, la bujía estaba en buen estado y correctamente alimentada de corriente, por lo que decidí desmontar el carburador por si había en él alguna obstrucción de gasolina; para ello, desmonté la tapa que lo cubre tras desenroscar el tornillo señalado con la flecha, en la Fig. 1

 Fig. 1

Sigue leyendo Reparación de un motor de cortacésped Briggs & Stratton Quantum XTS 60