Libro: Catalunya, España. Encuentros y desencuentros

Autor: José Enrique Ruiz-Doménec

Hace mucho tiempo que anhelo conocer las causas del independentismo catalán y, a causa de ello, he leído unos cuantos libros relacionados con el tema, de los que no he sacado ninguna conclusión. Movido por el mismo anhelo he leído este, pero mi decepción ha superado a la de los anteriores, pues el estilo de escribir del autor es cualquier cosa menos didáctica, defecto compartido por bastantes escritores de vasta cultura, como creo que debe tener quién ejerce o ha ejercido como catedrático de Historia Medieval.

Dicho lo anterior, muestro seguidamente algunos ejemplos de la “fina didáctica” extraída del libro electrónico que he leído:

  1. Página 11-12 de 134: «El compromiso con el mundo actual exige el rescate de la sensibilidad, es decir, la superación de la indiferencia».
  2. Página 70 de 134: «La relación entre él (general Primo de Rivera) y el rey es un fetiche lleno de espejos y clavos».

Este rebuscado estilo de expresarse impregna gran parte del libro, a lo que se unen relatos históricos que, sin solución de continuidad, saltan del siglo IX al XXI, o viceversa, que, en más de una ocasión, sumen en la perplejidad al lector. Créame Sr. Ruiz-Doménec que su forma de expresar ideas desconcierta más que aclara, tanto que entenderle solo está al alcance de mentes privilegiadas, de modo que una advertencia sobre ello en la portada de sus libros, sería muy de agradecer.

  1. Página 80 de 134: «Como ocurre hoy en día, los catalanes se vieron en la obligación moral de salvar a su país, aunque despreciaran el régimen del 18 de julio. Lo hicieron según su taranná, sin llamar demasiado la atención, prudentemente, es decir, haciendo uso del seny ya que la rauxa solo conducía, en su opinión, a un nuevo conflicto. Diseñaron un plan para sacar a España de la ruina a la que la había conducido una economía autárquica…».
  2. Página 84 de 134: «Tres guerras civiles en apenas cuatro siglos, salía a una cada ciento veinte años. Y siempre por lo mismo: la defensa de Catalunya del ataque de España.

¡Muy buenos párrafos, Sr. Ruiz-Doménec!, ¡sí señor! Con unos cuantos como estos puede Vd. tener la completa seguridad de ser firme aspirante a lograr los máximos honores que, a los suyos, conceden los promotores de la república catalana, lo malo es que, con ellos, también daña Vd. el rigor histórico del que debería hacer gala cualquier catedrático de historia que se precie.

¡Ah, se me olvidaba! Los españoles ignorantes que no entendemos catalán, agradeceríamos mucho que en las próximas ediciones del libro se tradujeran al español los muchos párrafos – y palabras – escritos en catalán; en cualquier caso, tranquilícese Sr. Ruiz-Doménec, este indocumentado lector ha salvado el escoyo valiéndose de un diccionario confeccionado por la representación más granada de su, sin par, cultura catalana.

Opinión: Mala

Página principal:

https://ganandobarlovento.es/

2 comentarios en «Libro: Catalunya, España. Encuentros y desencuentros»

  1. Con eruditos conocedores del «Español» (sic) [Que yo sepa el español no existe ni en la constitución que lo define como idioma castellano] usted, no hace falta que culpen a los catalanes (cinco millones que lo hablamos y utilizamos) de pretender hacer desaparecer el castellano (más de mil millones de hablantes) ya que usted mismo lo destruye. Cómo puede usted escribir sin que le duelan los ojos «escoYo» cuando en su bien amada lengua, se escribe «escoLLo». Será lo de que como no saben pronunciarla, la «LL» no existe en su erudito conocimiento del «Español». Que Dios nos coja confesados si en castellano depende para su supervivencia de eruditos como usted.
    Por cierto, ¿si el libro fuese en inglés, francés, alemán o en cualquier otra lengua usted se quejaría de que necesita un diccionario?.
    No me sea remilgado y culturícese.

  2. Respetado Albert:
    Aunque Vd. tiene todo el derecho de hacer una interpretación libre de mi texto, deseo decirle que es únicamente la opinión sobre un libro, – no otra cosa – que también incluye la forma de escribirlo y, créame, que no encuentro ningún motivo que me haga descubrir las razones que le han llevado a acusarme de culpar a los catalanes de algo, salvo que los comentarios que dirijo al Sr. Ruiz-Doménec los haga extensivos a todos los catalanes, lo cual no sería de recibo.
    Con respecto a la palabra «escoYo», estoy completamente de acuerdo con Vd. que es una falta de ortografía. Los «eruditos como yo» cometemos errores, y sobre todo en aquellas cuestiones muy relacionadas con la memoria, como es el caso, aunque le comunico que, a los de mi edad – visto lo visto – ya hace tiempo que dejaron de dolernos los ojos, salvo que sea por motivos relacionados con la salud. En desagravio a mi dislate, me impongo la penitencia de escribir cien veces «escollo se escribe con elle».
    D. Albert, ni como irónica hipótesis me imagino hacer depender de mí la supervivencia del español. Lo diga quién lo diga, mi «amada lengua» es el español, que antepongo al castellano (¡ojo! que ningún castellano se ofenda), pues, de vez en cuando, me gusta tener mi propio punto de vista, independientemente de otras definiciones que puedan ser más doctas que la mía.
    Naturalmente que necesito diccionarios para leer cualquier texto no escrito en español, ¿Vd. no? siempre he tratado de emular, sin conseguirlo, a los políglotas.
    Con respecto a «No me sea remilgado y culturícese», deseo darle buenas noticias: ¡estoy en ello!
    ¡Ah! D. Albert, se me olvidaba, no se enfade Vd., pues bien sabrá que de esta vida nos iremos, nos guste o no, ayunos de cualquier tipo de ideología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.